domingo, 13 de abril de 2014

Fresas maceradas con azúcar y vinagre

Fresas maceradas con azúcar y vinagre

La fresa es la fruta que más relaciono con la primavera. Ya sé que ahora hay fresas, o mejor dicho fresones, desde antes de Navidad, pero para mí sigue siendo la fruta por excelencia de la primavera, imagino que porque cuando yo era pequeña sólo se comían fresas durante esta época. O al menos a mi pueblo sólo llegaban en primavera. Es una fruta que me encanta. Durante la temporada en mi casa se comen un montón de fresones. Consumimos una buena cantidad al natural, simplemente a mordiscos, sin nada más y también las empleamos en diversos postres.

La fresa es la protagonista del evento HEMC #61, organizado por Cristina, de Le bon vivant. Comparte cartel con otra delicia de la temporada, los espárragos blancos.

hemc 61 -  Fresas y/o Espárragos blancos

Me encantan los espárragos blancos, pero no los he cocinado nunca en casa. He comido un par de veces espárragos blancos frescos cocidos en casa (bien cocidos, que para algo la anfitriona era navarra y algo saben de espárragos) y me han parecido un bocado absolutamente delicioso. Con una textura y un sabor que no es fácil encontrar ni en las conservas de mayor calidad. Pero siempre me ha dado un poco de pereza ponerme a cocerlos en casa, por lo que mi participación en el HEMC #61 será exclusivamente con recetas de fresas, que empleo en abundancia en estos meses.

Para mi primera contribución al HEMC #61 he elegido la receta más sencilla que se puede preparar con unas fresas, unas fresas maceradas en azúcar y vinagre.

Fresas maceradas con azúcar y vinagre

La preparación de este postre es sencillamente. En realidad lo único más sencillo que esto que podemos hacer con unas fresas es comerlas a mordiscos. La sencillez es precisamente la gran aliada de este postre. Las fresas se maceran en su propio jugo con un poco de azúcar y el sabor de no queda tapado por otros ingredientes y al no ser pesado permite repetirlo con frecuencia sin cansarse. A mí además me trae recuerdos de mi infancia. Mi madre preparaba muchas veces las fresas maceradas con azúcar (aunque ella solía usar limón en vez de vinagre) o con Chantilly. Digo Chantilly y no nata porque cuando yo era pequeña vendían unos sobres de preparado para hacer crema Chantilly que es lo que mi madre empleaba. Años más tarde la nata se popularizó y las preparaba con nata, pero en mi memoria han perdurado los sobres de Chantilly.

Para quien no conoce la receta la presencia del vinagre puede resultar extraña, su sabor ácido no parece a priori lo más agradable en un postre. El sabor del vinagre no se nota en absoluto y su presencia contribuye a que las fresas estén más dulces, aunque pueda parecer extraño. Al ser un ácido reacciona con la fruta potenciando todo su dulzor y hace que esta suelte más líquido, con lo que se forma en el recipiente en el que las maceramos un delicioso jugo dulzón, que a mí es una de las cosas que más me gusta de este postre. Se puede conseguir un efecto similar con zumo de limón, que es parecido al vinagre y no nos resulta extraño en los postres, aunque yo creo que con vinagre el efecto es mayor. Eso sí, no hay que pasarse con el vinagre, sólo debemos poner una cantidad muy pequeña. Yo pongo una cucharada sopera por kilo de fresas.

He empleado vinagre de Módena, que me gusta mucho para las ensaladas, pero podemos usar cualquier tipo de vinagre.

Una vez preparadas las fresas debemos dejarlas reposar al menos un par de horas para que se maceren bien en el azúcar. Una vez maceradas se conservan sin problema varios días en el frigorífico.

Fresas maceradas con azúcar y vinagre

Ingredientes
  • 1 kilo de fresas.
  • 1 cucharada sopera de vinagre. Yo he empleado vinagre balsámico de Módena, pero puede emplearse cualquier vinagre.
  • 4 cucharadas soperas de azúcar. A mí me gusta con esta cantidad de azúcar, no está demasiado dulce, pero puede modificarse según nuestro gusto. Si las fresas están bien maduras puede reducirse.

Fresas maceradas con azúcar y vinagre
Preparación

Lavar las fresas sin dejarlas en remojo.

Eliminar los rabitos. Si son grandes partirlas en trozos.

Según vamos cortando los fresones los ponemos en el recipiente que vayamos a usar para macerarlos. A mí me gusta emplear recipientes de cristal con tapa.

Echar el vinagre sobre las fresas. Remover con una cuchara con cuidado para no romper las fresas.

Espolvorear el azúcar sobre las fresas. Remover bien para que se distribuya uniformemente.

Dejar reposar las fresas en la nevera al menos un par de horas para que se impregnen bien del azúcar y suelten todo su jugo. A mí me gusta prepararlas la noche anterior y dejarlas macerar toda la noche en la nevera.

Fresas maceradas con azúcar y vinagre

Para servir repartir las fresas en cuencos y regarlas con el jugo que han soltado, que es de lo más rico de la receta.

Fresas maceradas con azúcar y vinagre

6 comentarios:

  1. No las he probado nunca, pero tal y como las pones tienen que estar buenas, aunque eso del vinagre, no sé, no sé, tendré que probar. Besos

    ResponderEliminar
  2. Mi madre las hace desde hace siglos y ahora las gago yo,son sencillamente espectaculares

    ResponderEliminar
  3. Mi madre las hace desde hace siglos y ahora las gago yo,son sencillamente espectaculares

    ResponderEliminar
  4. Mi madre las hacia desde hace siglos,ahora las hago yo y desde hace tiempo lad hace mi hijo, son sencillamente espectaculares

    ResponderEliminar
  5. Mi madre las hacia desde hace siglos,ahora las hago yo y desde hace tiempo lad hace mi hijo, son sencillamente espectaculares

    ResponderEliminar